Cómo preparar la Hamburdehesa perfecta a la barbacoa

La Hamburdehesa perfecta a la barbacoa
No hay mejor bocado en una barbacoa que una Hamburdehesa. En cualquiera de sus variedades: novilla, cerdo ibérico, de raza Retinta o Angus. Su exquisita carne cocinada a la parrilla gusta a todos, niños y mayores. Si quieres triunfar en tu próxima barbecue incluye nuestras exquisitas burgers de campo. Sigue nuestros consejos para prepararlas. Tus invitados disfrutarán como nunca y tú quedarás como el mejor anfitrión-cocinillas entre tus amigos.

Para auténticos hamburdeseheros

¿Aspiras a acertar al 100% con tus invitados? ¿Te apetece que todos elogien tu exquisito gusto en la cocina? ¿Quieres demostrar que eres un gran maestro hamburdesehero? Sabes mejor que nadie que las Hamburdehesas no pueden faltar en la lista de tu compra para la barbacoa. Son aptas para todos los públicos: sin gluten, lactosa, colorantes, soja y huevo. Además están elaboradas con aceite de oliva y son bajas en grasas. Una carne selecta que harán la delicia de grandes y pequeños gourmets.

 

¡Marchando unas Hamburdehesas a la barbacoa!

¿Quieres saber cómo prepararlas, potenciar su sabor y deleitar con este exquisito manjar? Sigue estos consejos para conseguir unas Hamburdehesas jugosas, de sabor intenso y triunfar entre tus invitados.

  1. Carne de calidad. Para garantizar el éxito en tu fiesta no ofrezcas cualquier carne. Cualquier hamburguesa no vale y… ¡lo sabes! Elige entre nuestras variedades: novilla, retinta, angus o cerdo ibérico. Hay para todos los gustos. Por otro lado, ten en cuenta que si la carne es fresca y no ha pasado por el congelador, será más sabrosa. De ahí, la importancia de nuestro sistema de envasado, que conserva la carne en el refrigerador hasta tres veces más que cualquier otro envase que encuentres habitualmente en el mercado.
  2. Punto de cocción. Nuestras Hamburdehesas son muy fáciles de cocinar, pero es muy importante acertar con el punto de la carne. Debemos preguntar a cada uno cómo le gusta tomarla: poco hecha, al punto o muy hecha. En estos casos, hay que regular tanto el tiempo que estén en la parrilla como la intensidad del fuego. Para que la carne quede al punto, lo ideal es que la cocinemos a fuego medio alto durante tres minutos por cada lado. Si las brasas están demasiado ardientes y cerca de la carne, corremos el riesgo de que se quemen por fuera y se queden crudas por dentro.
  3. Cómo cocinarla. Recomendamos que la carne esté fría antes de cocinarla, para que el jugo no quede demasiado líquido. Así que consérvala en la nevera hasta pocos minutos antes de llevarla a la parrilla. Una vez que esté la carne en la barbacoa, sé cuidadoso con ella y voltéala con una espátula.
  4. Peso de la Hamburdehesa. Según maestros cocineros, el peso más adecuado para preparar una burger en la barbacoa es de unos 130 gramos por unidad. Eso son… ¡130 gramos de sabor, experiencia y deleite! Y, ¡solo 130 Kcalorías en nuestras novillas de la dehesa! Apeticible, ¿verdad? Pues si quieres más, opta por el tamaño XL. 200 gramos de placer para nuestros sentidos.
  5. Condimentos y salsas. Potencia el sabor de la carne, pero no la enmascares. Lo más tradicional es añadir tomate, cebolla, lechuga fresca y queso. Sin embargo, aquellos otros que quieran experimentar nuevos sabores y originales recetas, os recomendamos que no os perdáis las recetas de nuestro blog. En cuanto a las salsas, utiliza la mayonesa, el ketchup y la mostaza en pequeñas cantidades.
  6. La guarnición. Si pretendemos seguir una dieta saludable, lo más recomendado es acompañar nuestra burger de ensaladas ligeras o unas ricas verduras asadas. También casan muy bien con los aros de cebolla, unos sabrosos nachos y, cómo no, las típicas patatas fritas.
  7. El pan. La elección del pan no es peccata minuta, pues resulta muy importante para el resultado final de nuestra receta. Existen muchas clases que combinan estupendamente con nuestras carnes. Molletes blancos, vienas, bollos y de sésamo. Pero si quieres aportar un toque diferente, prueba otros panes especiales como el de siete semillas, avena, quinoa, centeno, pasas y nueces…
  8. Tiempo de reposo. A veces seguir este consejo es una ardua tarea, porque los comensales querrán abordar impacientemente la bandeja de las Hamburdehesas, antes de que tú puedas servirlas. No obstante, lo ideal es esperar a que la carne repose unos minutos, para que conserve todo su jugo y sabor.

Tus invitados estarán encantados con tu barbacoa y la exquisitez y la calidad suprema con la que los has agasajado. Lo único malo de todo esto, ¿sabes qué es?… ¡Que todos querrán repetir y te volverá a tocar a ti la siguiente barbecue!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Deja una respuesta

Carrito de la compra

0

No hay productos en el carrito.